Significado espiritual del azul

Conocer el significado de los colores será de gran utilidad para conocer bien a las personas. En este caso, si el color favorito de una persona es el azul, tendremos a nuestro lado a alguien tranquilo, honesto, sumamente sincero, que apenas diga mentiras que perjudiquen a los demás y una de sus principales virtudes es que es sumamente responsable.

La tranquilidad es lo que transmite el color azul, por eso la mayoría de los hospitales tienden a combinar sus paredes con dos colores, el blanco y el azul, ya que esta combinación ayuda a que las personas se sientan en un lugar relajante. Esto es de gran ayuda porque en estos lugares siempre hay malas noticias que nos molestan o deprimen.

¿Ha visto alguna vez envoltorios de alimentos cuyo color predominante sea el azul? La respuesta es NO, ya que estudios recientes han confirmado que este color elimina el hambre.

Así que cuando tengas apetito, intenta tener a mano algo en azul y obsérvalo con atención durante unos minutos y verás que esta sensación de comer desaparece.

Consejos sobre el color azul

Si vas a montar una empresa de cualquier tipo (menos comida) te recomendamos que el color que utilices en tu logo sea el azul, ya que te transmitirá potencia, seriedad y confianza que son elementos importantes a la hora de atraer clientes.

Por otro lado, si estás buscando trabajo es recomendable llevar ropa adecuada para proyectar confianza y seguridad, prueba a usar pantalón de vestir azul oscuro y camisa celeste, y no olvides usar zapatos negros limpios.

Una vez hablé con un amigo que se especializa en dar terapias a parejas con problemas y me dijo que tener las paredes de la sala principal pintadas de color azul ayudó a que la relación fuera emocionalmente estable ya que ayudó a hacer más profundos los sueños y lo harán. recargar energía positiva durante la noche.

Si eres del signo zodiacal Piscis, Libra, Acuario y Sagitario, te recomendamos llevar ropa azul ya que te ayudará a optimizar tu energía durante el día y repeler las malas vibraciones por la noche.

Recomendamos usar colores celestes, porque si se usa el color azul oscuro como predominante, te encaminarás hacia la depresión. Si miramos la Tierra desde el espacio, es muy fácil adivinar por qué también se le llama planeta azul.

Obviamente es la alta presencia de mares y océanos en nuestro, ocupando estas tres cuartas partes del mundo. Pero si lo vemos azul, no es por el agua en sí, sino por cómo nuestros ojos perciben la refracción y la absorción de luz.

El color ha tenido grandes implicaciones a nivel simbólico desde la antigüedad, y hoy se sabe incluso a nivel científico que la percepción de un color en particular puede tener efectos a nivel psíquico tanto en nosotros como en otros seres. ¿Qué significa el color azul en psicología? Lo descubriremos a lo largo de este artículo.

El color azul es uno de los colores primarios que el ser humano es capaz de percibir, y uno de los cuales uno de los tres tipos de conos que tenemos en nuestro ojo es capaz de detectar directamente.

Es importante tener en cuenta que el color no es una entidad o propiedad per se de la luz, sino un efecto de la percepción de su refracción en los objetos. Por lo tanto, las cosas no son azules pero las percibimos azules.

En concreto, podríamos considerar que el color azul es la percepción a través de la visión del reflejo de la luz con una longitud de onda entre 460 y 482 nm, incluyendo en realidad una amplia gama de tonalidades en función de cuánto se mezcle con los demás colores básicos.

¿Qué significa el color azul en psicología?

El color azul ha tenido y siempre ha tenido un gran efecto en la psique humana, en gran parte por el simbolismo y la asociación del color con elementos que percibimos de ese color y que generan experiencias emocionales concretas.

En concreto, el color azul suele estar ligado al agua en casi todas sus formas, especialmente mares y océanos, así como a la lluvia. También destaca su asociación con el color del cielo.

Estas asociaciones son, de hecho, las que suelen dar su significado tanto positiva como negativamente. Generalmente, el celeste (celeste, como la mañana o las aguas tranquilas) suele tener un Simbolismo más inocente y puro, mientras que el azul oscuro está más relacionado con la madurez y dureza (más propio de tormentas, olas y crepúsculo).

Estos efectos y su posible aplicación práctica se estudian en lo que se conoce como psicología del color. Dentro de esto, se ha observado que el azul suele estar ligado a la introspección, la timidez y la tolerancia, pero probablemente su vínculo más conocido sea con la idea de serenidad y calma.

Es uno de los colores más relacionados con la tranquilidad y el control de la situación, así como con la paz, la comprensión y la protección. También está vinculado al cuidado de los demás y la confianza y credibilidad. Los tonos más claros suelen asociarse con la inocencia y la generosidad, mientras que los más oscuros están relacionados con la inteligencia, el poder y el saber ser.

Asimismo, el azul suele estar vinculado a la estabilidad mental y emocional, así como a la razón (también a la inteligencia) y a una forma de afrontar la realidad racional. Se ha observado que la contemplación del azul favorece el control y profundización de la respiración, así como que ayuda en los procesos de meditación. También parece favorecer la creatividad y la cordialidad, así como el entendimiento entre las personas.

Por otro lado y como el resto de colores, el azul también puede tener connotaciones negativas o que dificultan el día a día. Por ejemplo, como se dijo anteriormente, está asociado con la capacidad de introspección y control.

Pero esto también lo vincula con llevarlos al exceso: especialmente las coloraciones oscuras se asocian con un comportamiento hipercontrolado y falta de espontaneidad.

También se asocia con el egocentrismo y el distanciamiento, así como con el ocultamiento y no revelar la propia identidad o debilidades.

No es raro que el color azul identifique a personas rígidas y conservadoras, melancólicas y emocionales. En el campo del estado de ánimo, es común porque existe un vínculo entre el azul y la tristeza o la depresión, así como la pasividad.

El conocimiento de estos efectos en la psique humana puede ser de gran utilidad, ya que se puede utilizar para favorecer estados emocionales específicos y contribuir a mejorar el estado de ánimo y la salud mental.

Por ejemplo, junto con el bl Anco se suele utilizar en hospitales (especialmente en áreas dedicadas a los niños), escuelas y centros de meditación, yoga y en la práctica de actividades de relajación. Es habitual que también aparezca en las zonas comunes y de descanso de despachos y despachos de distintos tipos de profesionales. En los deportes es bastante común.

También se utiliza en dormitorios, donde se vincula a una mayor percepción de tranquilidad y facilita el sueño. También en la cocina, donde facilita comer menos.

De una forma menos inocente y más interesada, también se suele utilizar en el mundo de la publicidad y el marketing por estos mismos motivos. Muchas marcas lo utilizan por su vínculo con la credibilidad, la verdad y el poder, así como por su asociación con el liderazgo.

De la misma forma y por lo anterior, también es habitual utilizarlo en diferentes tonalidades en diferentes eventos políticos y campañas electorales.

El color azul en otras culturas

Hasta ahora hemos comentado sobre el papel y el valor del color azul desde el punto de vista de la psicología occidental.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que el azul puede adquirir diferentes matices dependiendo de la cultura en la que nos encontremos.

Este color recibe una consideración importante en muchas religiones. Ejemplos de esto son Egipto o India, en los que se considera sagrado hasta el punto que en la religión hindú el dios Krishna (una de las principales y más importantes deidades de su panteón, símbolo de amor y cuidado pero también de severidad) tiene la piel de ese color.

El judaísmo tiende a vincularlo con la santidad, así como con el cristianismo (por ejemplo, la ropa de la Virgen a menudo se representa en azul).

En los países musulmanes, el azul se considera un color vinculado a la protección ya que es el color del cielo, además de poder económico. Los pueblos indígenas de América del Sur a menudo lo vinculan con lo espiritual y lo sagrado, siendo parte de la vestimenta de algunos de sus dioses más importantes.

En China está ligado a la curación y la armonía, pudiendo simbolizar la madera y ser considerado un color de buena fortuna.

Sin embargo, a veces el azul está mal visto y se asocia con la pornografía e incluso con el mal. De hecho, anteriormente las personas con ojos azules eran mal vistas en ese país, considerándose antinaturales.

En Corea su significado está relacionado con la muerte, siendo de hecho el color del duelo. En Europa del Este suele estar vinculado a la inmortalidad. En Bélgica, a diferencia de la mayor parte del mundo en el que se vincula con lo masculino, se asocia con las niñas.

El significado esotérico del color azul recuerda la claridad del cielo, las vastas extensiones de agua, el frescor de la sombra, evoca la calma, la serenidad, la paz, la belleza de los cielos azules, la imponente masa de montañas lejanas y las aterradoras profundidades del océano. .

Los pueblos primitivos creían que estos distantes misterios azules eran el hogar de los dioses, espíritus o antepasados, y esta forma de pensar originó la asociación del azul con la religión, de hecho está presente en la iconografía religiosa de todo el mundo.

En los mandalas tibetanos el azul simboliza esotéricamente la condición en la que se ha superado el torbellino de las pasiones y la conciencia puede examinarlo todo con claridad; Según Jung el azul significa altura y profundidad, de hecho el cielo está muy lejos y llega hasta donde alcanza la vista como el océano y, en la naturaleza, el azul habla de realidades mucho más grandes que nuestra dimensión humana, un poco como en el luciferino. iconografía donde los demonios (entendidos como elevados y no negativos según la creencia católica) aparecen rodeados de un aura azul.

Los primeros cristianos conectaron el azul con Dios Padre, mientras que hoy el color de la Virgen es el símbolo de lo femenino y las cualidades asociadas con él como la compasión, la devoción, la fidelidad, las cualidades maternas asociadas con la Virgen María que encarna el ideal de la madre perfecta.

Leave a Comment